Esta meditación es una aventura; una aventura hacia lo desconocido, la mayor aventura que la mente humana puede acometer. La meditación consiste simplemente en ser; ser sin hacer nada, sin acción, sin pensamiento, sin emoción. Simplemente eres y ello es puro gozo

Una forma divertida de descubrirte, de despertar tu vitalidad, tu alegría… de recuperar tu “naturalidad”…de conectar con tu paz interior.