Atisha dijo: «Entrénate en unirte, enviar y aceptar. Haz esto siguiendo
el curso de la respiración».

Atisha dice: «Empieza por ser compasivo». Y el método consiste en
que, cuando inspires —escucha cuidadosamente, porque este es uno
de los métodos más importantes— piensa que inspiras las miserias de
todo el mundo. Inspiras toda la oscuridad, toda la negatividad, el infierno
que hay por todas partes. Deja que sea absorbido en tu corazón.

El método de Atisha es j: cuando inspires, inhala
toda la desgracia y el sufrimiento —pasado, presente y futuro— de todos
los seres del mundo.

Y cuando espires, exhala toda la alegría que tengas, toda la dicha,
toda la bendición. Espira, viértete a ti mismo en la existencia. Este es el
método de la compasión: beber todo el sufrimiento y verter todas las
bendiciones.

Si lo haces, te sorprenderás. Tan pronto te tragues todos los sufrimientos
del mundo, dejarán de ser sufrimientos. El corazón transforma
la energía inmediatamente. El corazón es una fuerza transformadora:
bebe miseria y la transforma en dicha… y entonces la vierte fuera.
Una vez hayas aprendido que tu corazón puede hacer esta magia,
este milagro, disfrutarás haciéndolo una y otra vez. Inténtalo. Es uno
de los métodos más prácticos, simples y de resultados más inmediatos