Esta técnica consiste en cuatro etapas de 15 minutos cada una.

Las primeras dos etapas preparan al meditador para el Latihan espontáneo de la tercer etapa.

Osho ha dicho que si la respiración es hecha en forma correcta en la primera etapa, el dióxido de carbono formado en el torrente sanguíneo te hará sentir tan elevado como el Gourishankar (Monte Everest). Esta ‘elevación’ te acompaña en las fases subsiguientes del mirar suave, del movimiento espontáneo y de la quietud silenciosa.