Meditación Mandala

Mandala significa círculo y todo círculo contiene un centro. En las tres primeras fases de esta técnica poderosa y energética de una hora de duración, el objetivo es “centrarse” mediante la creación de un círculo de energía. Luego, en la cuarta fase, viene la relajación.

1º Etapa: (15 minutos)

Con los ojos abiertos, corre sin moverte de donde estás parado, comenzando despacio y yendo más y más rápido gradualmente.
Eleva tus rodillas lo más posible. La respiración profunda y uniforme moverá la energía adentro.
Olvida la mente y olvida el cuerpo. Continúa sin parar.

2º Etapa: (15 minutos)

Siéntate con los ojos cerrados y la boca abierta y relajada. Haz rotar suavemente tu cuerpo desde la cintura como un péndulo meciéndose en el viento. Siente el viento moviéndote de un lado a otro: hacia atrás, hacia delante y en círculos.
La energía que has generado se moverán así hacia el centro del ombligo.

3º Etapa: (15 minutos)

Acuéstate de espaldas, abre los ojos y, con la cabeza inmóvil, rótalos en la dirección de las manecillas del reloj. Permite que giren completamente, como si estuvieras siguiendo las manecillas de un reloj gigantesco, tan rápido como sea posible. Es importante que la boca se mantenga abierta y la mandíbula relajada, respirando de forma regular y con suavidad.
Esta práctica permite centrar la energía en el tercer ojo.

4º Etapa: (15 minutos)

Cierra los ojos y permanece inmóvil.