Meditación Nadabrahma

Esta meditación se le conoce como la meditación del zumbido.
Con esta meditación las partes del cuerpo y la mente que están en conflicto constante comienzan a sintonizarse y llega a tu ser armonía.
Luego que logras juntar completamente la mente y el cuerpo te puedes convertir en testigo de ambos. Al poder observar esto desde el exterior te trae paz, silencio y felicidad.

1º Etapa: (30 minutos)

Siéntate en una posición relajada con los ojos cerrados. Con los labios juntos, empieza a zumbar, con una fuerza tal que si estás haciéndolo con otras personas, ellas te puedan oír. Puedes visualizar un tubo hueco, o un recipiente que se llena sólo con las vibraciones del zumbar. Llegará un momento en el que el zumbido continúa por sí mismo y tú te conviertes en el que oye.

2º Etapa: (15 minutos)

Esta etapa está dividida en dos segmentos de siete y medio minutos cada una. En la primera parte, mueve tus manos, palmas hacia arriba, en un movimiento circular, hacia afuera. Empezando en el ombligo, ambas manos se mueven hacia adelante y luego se dividen para hacer dos círculos grandes mirándose uno al otro, a izquierda y derecha. El movimiento debe ser tan lento que en algunos momentos parecerá que no hay movimiento. Siente que estás dando energía afuera al universo. Después de siete y medio minutos, la música cambia, voltea entonces tus manos, palmas abajo, y empieza a moverlas en la dirección opuesta. Ahora las manos vendrán juntas hacia el ombligo y se separan hacia afuera a ambos lados del cuerpo. Siente que estás tomando energía hacia adentro. Como en la primera etapa, no inhibas ningún movimiento suave, lento del resto del cuerpo.

3º Etapa: (15 minutos)

Siéntate absolutamente quieto y en silencio.