Esta meditación consiste en tres etapas en las cuales por medio de diferentes técnicas podrás romper con patrones de verbalización continua, dejarte derretir dentro de lo que no tienen dimensión por medio de la danza donde la mente desaparece y solo queda el observador contemplando el silencio.