Uno de los últimos legados de Osho, la Rosa Mística es una de las más grandes revoluciones en el mundo de la conscienciadesde que Buda ideó la Vipasana hace veinticinco siglos. La sociedad actual ha reprimido la habilidad natural para reir y llorar espontáneamente. Durante muchas vidas se nos ha dicho que no riamos, que la vida es un asunto serio. Durante vidas se nos ha dicho que los adultos no lloran, y de esta forma, el dolor, la pena y las lágrimas han sido reprimidas en la profundidad del ser. Esta técnica de meditación terapéutica libera las lágrimas y risas reprimidas, de forma que no quede nada excepto el silencio del testigo.